Víctima de represión orlandista: “Calladito te vez más bonito”

Dejó su tierra  y su lucha por salvar su vida; elementos militares que deben proteger a los ciudadanos se han convertido en su verdugo y el de cientos de hondureños.

Marcio Geovanny Figueroa Antúnez, es uno de los connacionales que huyeron de la represión orlandista y se encuentran en el exilio.

La persecución militar comenzó en Cofradía, Cortés, cuando participaba en una acción de protesta en contra del fraude electoral.

“De la nada salieron dos policías militares y me dijeron elemento perdete, ándate, no te queremos ver en protestas”, inició su relato el connacional.

Como si el hecho hubiese ocurrido ayer, dijo a UneTV que los uniformados de forma intimidatoria manifestaron: “Te callas, que calladito te vez más bonito”.

Temeroso por las amenazas viajó a San Pedro Sula, donde horas después fue interceptado por una patrulla militar.

“Dos militares, los mismos que me amenazaron en Cofradía vestidos de civil salieron del carro y me dijeron; bueno, ¿y vos? Es que no entendes que te perdás… Que te perdás, que te perdás; ándate perro”.

Antúnez, continúo su relato indicando que otro militar, con el uniforme respectivo, se bajó de la patrulla y en tono menos agresivo le sugirió que se fuera del país.

“Compa piérdase, si puede vallase del país; yo sé porque le digo”.

Las acción le generó preocupación y lo obligó a interponer la denuncia ante del Comisionado Nacional de los DDHH (Conadeh).

En la institución gubernamental lo remitieron la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Dirección Policial de Investigación (DPI).

Luego de la denuncia su vida se convirtió en una tortura por los constantes acosos de los policías, quienes llegaban a su casa a intimidarlo.

Actualmente se encuentra fuera del país con su familia, pidiendo se respete la libertad de ideas y expresión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *